Info Malthus Darwin

octubre 15th, 2008 a las 3:39 pm

LONG TAIL COMO MODELO DE NEGOCIO

Long_Tail.gif

Un modelo de negocio basado en la Larga Cola (o comúnmente Long Tail) es aquel que se enfrenta a los principios de Pareto con su teoría  del 20/80%. La situación económica y empresarial en la que se enumeró, ha cambiado evolucionado radicalmente, aunque el concepto se ha ido adaptando hasta nuestros tiempos. Por este motivo, el modelo de la Long Tail recoge todos aquellos elementos necesarios para hacer frente al anterior principio.

Ante un mercado totalmente competitivo, sustentar una organización en pocos clientes fidelizados supone un elevado riesgo que solamente pocas empresas mantienen. Las bases de los nuevos modelos se sustentan con las nuevas tecnologías, atrayendo a pequeños nichos de mercado que en total formen un gran volumen de clientes.

Podemos encontrar otros ejemplos en la aplicación de este nuevo modelo de negocio, orientada al cliente como hemos visto, pero también en la inversión publicitaria o en la venta de productos, por ejemplo.

En la publicidad también existe la posibilidad de aplicar la Long Tail. Por ejemplo, una empresa más tradicional escogería por escoger dos o tres grandes cadenas generalistas para anunciarse, generando con ello una elevada y estandarizada audiencia. Por otra parte, si además de ello se centrase en una técnica comunicativa a mucho menor escala y más repetitiva, estaría transmitiendo el mensaje a públicos que a priori escapan del target, pero que podrían estar interesados en el objeto del anuncio. De este modo, se estarían dando respuesta a todo tipo de segmentos, intereses e nichos de mercado sustentados por canales y medios minoritarios, que sumados entre sí podrían llegar a igualar o superar a las audiencias de los canale4s de TV generalistas.

Por otra parte, también se puede ejemplarizar con la venta de productos. La manera tradicional de hacer negocio, anteriormente, estaba basada en la venta de un gran producto/servicio de éxito, “estrellas” en una matriz Boston Consulting Group. Con éstos, se generaban grandes márgenes y cuotas de mercado que forjaron grandes imperios empresariales. El hándicap a superar por las empresas eran los costes que se generaban para comercializar y distribuir una cantidad elevada de otros productos y servicios que, por una parte generaban pocos ingresos en comparación con sus “estrellas”, pero que por otra parte incrementaban la satisfacción de los consumidores.

Los grandes partidarios de aplicar esta variación al modelo de negocio, recomiendan poseer una “cabeza” con pocos productos/clientes muy relevantes para la organización, para así atraer más interés y herramientas en conocer o explorar todo el grueso que forma la “larga cola”, ya sea con diversidad en la oferta o ampliando posibles nuevos usuarios. Internet ha fomentado la evolución de este modelo de negocio, sobre todo en los campos de la distribución, reduciendo drásticamente los costes de almacenamiento.