Info Malthus Darwin

noviembre 13th, 2008 a las 4:52 pm

LA TORMENTA PERFECTA

Tormenta perfectaSegún el reconocido economista Xavier Sala i Martí, existen seis factores clave que podrían resumir la actual crisis económica global. La importancia de cada uno de esos factores es, que por si solos, pueden crear un elevado desajuste económico mundial, originando una fuerte crisis. Realizando un símil con una tormenta climática con distintos indicadores que empeoran el clima, si todos estos factores se dan simultáneamente, la situación objetiva realmente es delicada para cualquier estamento, sector o sociedad. La globalización en este caso, fomenta una reacción en cadena entre las distintas economías locales, desencadenando un profundo efecto en cadena de difícil solución.

La crisis financiera de origen estadounidense, denominada “subprime”.
Con origen en las hipotecas concedidas a personas denominadas ninja (no incomes, no jobs or assets), los bancos y entidades de crédito intuyeron una oportunidad de mercado hacia este tipo de clientes. Los riesgos eran muy elevados, ya que obviamente eran personas con una situación económica personal muy desfavorable. Ante estos riesgos, estos bancos “securitizaron” estas peligrosas hipotecas, mediante paquetes financieros puestos a disposición del libre mercado financiero. Todos ellos fueron comercializados por entidades de todo el mundo, comprando y vendiendo paquetes de deuda con elevados incrementos de valor financiero que, como se descubrió posteriormente, poseían un valor real mucho menor. Esta situación hizo que los bancos desconfiasen de sus homónimos para prestarse dinero, por lo que a su vez los usuarios de los bancos veían recortada su financiación. En este último paso, fue la representación de cómo afecta una crisis financiera a la economía real.

Los precios de la vivienda en Estados Unidos.
Este factor viene derivado del anterior, condicionado por un colapso del mercado inmobiliario. La caída del precio de las viviendas hizo que en muchas ocasiones, las deudas contraídas para poder pagarlas fueran muy superiores a su valor de mercado. Por lo que irremediablemente, al no tener una demanda que absorbiera dichos bienes y, a su vez, una oferta desmesurada para afrontar dichas deudas, los precios de mercado siguiesen bajando sin freno.


El precio del petróleo y su elevada influencia mundial.

Este factor ya fue el desencadenante de una de las recesiones más duras del siglo XX. En la actualidad, la dependencia no es tan remarcable, aunque aún sigue siendo un indicador económico que condiciona a industrias y servicios. La fortaleza de los países productores y su intervencionismo en la producción, modifica el precio hacia sus propios intereses, condicionados también por la creciente demanda exponencial de los dos países más poblados del mundo, China y la India.

El poder del Euro.
La fortaleza en comparación al Dólar, hace que los productos europeos sean considerados caros por el resto del mundo, y como consecuencia, su exportaciones caigan en picado. Esta situación reduce el mercado europeo considerablemente, con lo que resta poder competitivo antes otras potencias mundiales.

La posible devaluación del Dólar Americano.
A consecuencia del anterior punto, si el dólar se debilita en frente al Euro, todas aquellas economías que históricamente han dispuesto de elevadas cantidades de dinero invertido en dólares, podrían querer cambiarlos para no sufrir pérdidas. Esta situación podría crear un colapso de dicha moneda, creando un siniestro financiero muy perjudicial.

La situación geopolítica.
Para finalizar, una situación geopolítica inestable, no hace más que crear incertidumbres en todos aquellos mercados relacionados. Lamentablemente, los conflictos bélicos o atentados son condicionantes a tener en cuenta.

Como anteriormente se ha comentado, cada uno de estos factores ya crea una situación de incertidumbre muy elevada. Si la situación se combina, claramente se puede entrar en una etapa muy peligrosa para toda la economía mundial.

Fuente: Xavier Sala i Martí, La Vanguardia ENE 08